• El estudio afronta su recta final, con la previsión de que los datos confirmen la tendencia detectada en la primera fase, con descensos generalizados en la actividad por la Covid 19

Madrid, 4 de marzo.– La Fundación Artemisan anima a empresas y entidades del sector cinegético a colaborar, enviando información y datos de la temporada, en el estudio que está llevando a cabo la entidad sobre la influencia de la Covid 19 en la actividad cinegética, que analizará las consecuencias de la irrupción sanitaria del coronavirus en el sector.

Ante la evidencia de que la pandemia influiría en el correcto desarrollo de la actividad, Fundación Artemisan inició un estudio en el mes de noviembre para determinar el grado de afección en distintos sectores relacionados con la caza, mediante un estudio comparativo, a través de datos cuantificables obtenidos por distintas fuentes, de los resultados de las temporadas 2019-2020 y 2020-2021.

El estudio se divide en dos fases coincidentes con la propia evolución del coronavirus, una primera fase, de marzo a octubre, coincidente con la primera oleada, con el confinamiento, la limitación de la actividad y el posterior desconfinamiento; y una segunda fase, de noviembre a febrero, coincidiendo con la segunda y tercera oleada, la limitación de movimiento y la restricción en la caza a nivel autonómico.

En un primer avance referido a la primera fase del estudio, ya se evidenció el descenso en prácticamente todas las actividades relacionadas con la caza: permisos de caza expedidos por las administraciones (20 %); licencias de caza expedidas (10-20 %); canales de caza comercializadas (9 %) y venta de carne de caza (36 %); taxidermia (22 %); organización de competiciones (más del 75 %); … hasta lo más afectado, la caza internacional, tanto de españoles en el extranjero como de extranjeros que vienen a cazar a España (más del 90 % ).

El estudio afronta ahora su recta final, con los datos de la segunda fase en la que se prevé la misma tendencia que en la primera, y espera obtener la imagen real del significativo impacto de la crisis de la Covid 19 en la caza, no solo a nivel económico, sino también a nivel social y ecológico, cuyos efectos serán más visibles con el paso del tiempo.

Una vez más, desde Fundación Artemisan agradecemos la gran colaboración brindada por las distintas administraciones, entidades y empresas y animamos a seguir aportando información para la finalización del estudio. Para colaborar, los interesados pueden aportar datos de esta temporada, comparables con los registrados la temporada anterior, a través del correo: gonzalo.varas@fundacionartemisan.com.