La Fundación Artemisan va a desarrollar durante tres años un proyecto sobre el efecto del control de predadores generalistas en las poblaciones de caza menor y otras especies, gracias a la financiación de la Federación Extremeña de Caza, dentro de la línea de ayudas a la investigación que ha puesto en marcha la entidad para los próximos tres años.

El objetivo del proyecto es mejorar el conocimiento sobre el efecto de control de predadores generalistas en las poblaciones de caza menor y otras especies no cinegéticas, separándolo del efecto que pueda tener el hábitat, ya que no hay consenso en la comunidad científica sobre si el control de predadores generalistas por sí solo es apropiado.

El director de la Fundación Artemisan, Luis Fernando Villanueva, ha destacado la implicación y el compromiso de la Federación Extremeña de Caza con la investigación y la conservación de las diferentes especies y ha agradecido la apuesta decidida por estos proyectos que, sin duda, redundarán en beneficio del sector cinegético y del medioambiente en general.

Cabe señalar que el de Fundación Artemisan ha sido uno de los cuatro proyectos seleccionados, de los 17 presentados, para la línea de ayudas a proyectos de investigación cinegética centrados en la recuperación de la caza menor, convocada por la federación extremeña, dotada con dotada con 300.000 euros en total.

Además del proyecto de Artemisan, han sido seleccionados otros tres proyectos desarrollados por el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario Forestal (IRIAF), sobre valoración del uso de elementos innovadores en la alimentación de especies de caza menor; por Neobeitar, S.L., sobre fitosanitarios y las enfermedades como factores reguladores de las poblaciones de lagomorfos silvestres; y por Grupo Ecohábitat Ibérico S.L. e INTROMAC, sobre conservación de ecosistemas de alto valor ecológico a través del diseño de nuevas infraestructuras para mejorar la cría de conejo silvestre en campo.