A raíz de las recientes noticias generadas en la prensa y en las redes sociales por una montería organizada por una empresa española en Portugal, a la que asistieron en su mayoría cazadores franceses, la Fundación Artemisan quiere recordar que:

En toda actividad cinegética deben respetarse las leyes y costumbres y por tanto rechazamos cualquier acción que no cumpla escrupulosamente la legalidad vigente.

Respetamos las decisiones que tomen las autoridades pertinentes, después de realizar las investigaciones oportunas.

La actividad cinegética debe conjugar la correcta gestión con el absoluto respeto a las piezas de caza. Llevamos desde nuestro nacimiento defendiendo el gran trabajo que hacen cada día los cazadores en sus acotados, persiguiendo cualquier tipo de práctica ilegal o que atente contra una caza sostenible.

Deploramos que este tipo de acciones manchen la reputación de un sector absolutamente comprometido con el mantenimiento de la biodiversidad y los ecosistemas. Una caza ética y sostenible no es compatible con esta práctica.

Recordamos que la montería es una actividad tradicional en la Península Ibérica con un gran acervo cultural, como declaró el parlamento andaluz con su inclusión como Bien de Interés Cultural.

Ponemos de nuevo a disposición en la parte superior de esta noticia nuestra Vídeo-Guía de Buenas Prácticas para una mejora en la comunicación de la actividad cinegética en Redes Sociales.