La Fundación Artemisan ha mantenido una reunión con el Director General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, Jorge Luis Marquínez, para presentar diferentes soluciones para evitar las graves consecuencias de la inminente prohibición de la caza en Parques Nacionales el próximo día 5 de diciembre.

Para la Fundación, la finalización de la moratoria establecida en la Ley, sin haberse llevado a cabo acuerdos con los propietarios de las fincas ni haberse establecido alternativa alguna va a suponer un importante coste a las administraciones en indemnizaciones (cifrado entorno a 320 millones de euros), además de graves consecuencias para los municipios del entorno que verán aumentado el desempleo y la despoblación, sumado a problemas medioambientales si no se realizan los necesarios controles de población.

Por todo ello, Artemisan ha presentado tres posibles soluciones ya que la alternativa de dejar de cazar no es viable ni desde el punto de vista medioambiental, ni socio-económico. La primera de ellas pasaría por ampliar la prórroga de la fecha límite del 5 de diciembre en base a la suspensión de plazos administrativos como consecuencia de la Covid-19. De esta forma, se ampliaría la moratoria dos meses y medio y se llegaría al final de la temporada de caza de 2021, ampliando la posibilidad de llegar a acuerdos con los propietarios.

La segunda de las alternativas consistiría en que, al no existir acuerdos voluntarios con los propietarios afectados, se proponga a las Cortes una prórroga por un plazo similar hasta que se puedan formalizar estos acuerdos o, en su caso, iniciar los expedientes de expropiación pertinentes.

Finalmente, Artemisan plantea una tercera solución que consiste en proponer una reforma legislativa, de manera que no se establezca la prohibición de practicar la caza en determinados Parques Nacionales en los que esta actividad haya sido tradicional y no perjudique al espacio protegido (casos como Cabañeros, Monfragüe, Picos de Europa, Sierra de Guadarrama, entre otros), y siempre que se justifique debidamente la necesidad de continuar practicando la caza. Esta reforma pasaría únicamente por la modificación del articulo 7.3 a) de la Ley 30/2014 de Parques Nacionales incluyendo esta posibilidad.

La reunión con el Director General de Biodiversidad se enmarca en la ronda de encuentros que está llevando a cabo Fundación Artemisan con los representes de partidos políticos y con responsables de la materia en diferentes instituciones con el objetivo de poner de manifiesto las graves consecuencias económicas, sociales y medioambientales que tendrá la finalización de la moratoria establecida para la prohibición de cazar en Parques Nacionales el próximo día 5 de diciembre.