La superpoblación de cabra montés en la Sierra de Guadarrama está generando numerosos problemas en el entorno del parque. El plan de gestión diseñado por la Comunidad de Madrid ha sido paralizado por el partido animalista PACMA, desoyendo el consejo de científicos que aseguran que de seguir así se estaría poniendo en serio peligro la supervivencia de la propia especie y la eliminación de numerosas especies arbóreas y arbustivas que son de especial protección en la directiva hábitats.