Dedicado a los que aman al más pequeño de nuestros ungulados, un ejemplo real de conservación difícil de entender por los animalistas.