Casi todos los años, por estas fechas, buena parte de los gestores de perdiz roja silvestre en España estarán pensando en dejar de cazar las patirrojas, bien porque ya se pueden observar las primeras parejas o pares, bien porque los cupos ya se alcanzaron y hay que dejar “madre” para la temporada que viene. En una temporada como ésta, en la que muchos cotos no las han cazado, y otros lo han hecho “con mucho cuidado”, esta decisión adquiere una mayor importancia.

Como siempre, por una parte tenemos lo que nos dice la Ciencia y por la otra lo que nos dice nuestra experiencia y el Campo, esa interminable escuela en la que nunca se deja de aprender.

La Ciencia nos dice que la caza de la perdiz debe terminarse cuando se han alcanzado los cupos, que tiene que haber sido fijados al principio de la temporada. Cuando las densidades  en un coto son óptimas, se recomienda no cazar más del 30-40% de las perdices, para así asegurarnos que tendremos suficiente madre para la temporada siguiente. Esto es muy parecido a lo que varios Cotos colaboradores de nuestro proyecto RUFA nos han dicho en las últimas semanas, pero también se da el caso de cotos que no hilan tan fino y que no siempre establecen sus cupos en función de los conteos tras la época reproductiva, en verano y otoño. Para todos los casos, la observación en estas fechas de las primeras parejas y bandos pequeñitos, de 3-4 perdices, suele ser también un indicativo de que ha llegado el momento de ir cerrando la perdiz.

Sabemos que la conservación de caza y otra fauna silvestre no son matemáticas, pero los números nos ayudan a tomar decisiones en uno y otro sentido. En los primeros meses del 2018 realizaremos un primer llamamiento para que los cotos de cualquier rincón de España cuenten sus perdices, y de este modo poder comenzar a escribir un futuro mejor para nuestras patirrojas, todo un tesoro que tenemos que gestionar y conservar. Porque quien tiene una perdiz roja silvestre, tiene un tesoro.  

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *